Lo llaman porno, pero puede ser otra cosa…

Desde sumavisos.es nos gusta teneros al tanto de todas las novedades que vayan surgiendo para acceder a una carrera dentro del mundo del porno. Es por eso que hoy quiero hablaros de un fenómeno que está surgiendo últimamente en los anuncios de castings porno, para que estéis alerta y no os llevéis sorpresas desagradables.

Hace unos meses, se conoció la noticia de tres actrices porno, ya con algunos pinitos en el mundillo, se presentaron a una convocatoria de castings de la que les hablaron sus agentes; ojo, porque aquí se demuestra que no había por qué pensar que se tratara de otra cosa, ya que si alguien manda una oferta así a una agencia, es porque es algo serio, y claro, nadie se preocupa de investigar.

El caso es que estas tres mujeres se presentaron en el lugar de la prueba, por supuesto muy preparadas para dar a conocer sus mayores habilidades xxx; y se quedaron de piedra cuando el director empezó a pedirles que hicieran una serie de cosas que nada tenían que ver con el porno, como jugar con muñecas o vestirse de un personaje de Pokemon, y cantar y bailar en plan cómico. Ellas por supuesto no  se negaron a ninguna de estas cosas, y aunque quedaron extrañadas, precisamente por ser unas profesionales no discutieron sobre esta absurda audicion, aunque sí que comentaron entre ellas y con sus agentes lo extraño del asunto.

Su sorpresa fue cuando un día descubrieron que sus videos amateur de ese casting habían llegado hasta Youtube, sin haber solicitado sus permisos, y explicando que se había tratado de una broma. Empezaron entonces una serie de pleitos y denuncias que aún están en proceso, aunque es de preveer que la justicia dará la razón a estas actrices, que únicamente realizaron su trabajo y en ningún momento fueron informados de que estos vídeos podían acabar en la red.

Aunque al fin la justicia se declarará a favor de ellas, o al menos es lo esperado, el mal rato no se lo quita nadie, por no hablar de la vergüenza de haber sido engañadas y haber caído en esta trampa tan absurda, que se podía haber evitado si se hubiera pedido un poco más de información y se hubiera actuado con más celo al investigar el origen de este casting y su gracioso director. Ya digo que el bromista se lo montó muy bien, fue siguiendo todos los pasos oficiales de forma estricta hasta poder llegar a estas actrices, pero de todas formas la alarma debía haber saltado en algún lado, si se hubiera seguido un control más estricto.

Así que cuidado con esto, estad alertas a las noticias que encontréis sobre este tipo de convocatorias porno, y hacer que vuestros agentes, si tenéis la suerte de tenerlos, averigüen muy bien de dónde salen y quién las organiza, y controlen que nada se haga público sin vuestro consentimiento. En estas cosas del porno e internet, hay que andar con mil ojos, pues la reputación también influye en esta profesión, y una mala jugada puede hundir una carrera por muy bien construida que esté.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *