Los Salones Eróticos, un fenomenal acercamiento al mundo del porno

Hace unos días acabó el Salón Erótico de Madrid, que se celebró este año del 9 al 11 de este mes. Antes, esta clase de eventos era impensable en nuestro país, pero por suerte las cosas han ido cambiando, y de un par de salones al año, en ciudades como la capital y Barcelona, ahora hay todo un calendario preparado que recorre todo el territorio español, cosa que da gusto, la verdad. Es hora de normalizar el ocio para adultos, y la pornografía es el pilar fundamental que lo sostiene.

¿Y qué pueden encontrar en estos Salones Eróticos un aspirante a actor porno? Bueno, quizá lo más interesante es conocer un poco este mundo por dentro, teniendo en cuenta los diferentes stands de las diferentes productoras, que en muchas ocasiones dan cuenta de sus diferentes actividades y de la organización de castings o pruebas de modelaje erótico, que quizá de otra forma no conoceríamos o no llegarían a nuestros oídos a tiempo. Es buena idea acercarse con una libreta y un boli, e ir apuntando todo lo que nos resulte curioso, que puede ser bastante.

Otro atractivo, por supuesto, puede ser conocer en persona a famosas estrellas del porno, y no sólo para pedirles un autógrafo: pueden escuchar sus conferencias o charlas, e incluso verlos actuar en directo si hay programado algún espectáculo de sexo de sexo en vivo, cosa que suele ser bastante frecuente. A nivel educativo puede ser bastante interesante conocer sus experiencias de primera mano, y aunque por supuesto no cobran por estar ahí y contar todo lo malo que se pueda encontrar en esa profesión (que puede haberlo, como en todos lados), quizá puedan dar una idea  a todos los interesados de cómo acceder al mundo pornográfico, además de conocer ya todas las clásicas.

Y bueno, otra razón para asistir puede ser, por ejemplo, por puro gusto. Seguro que si alguien sueña con convertirse en modelo o actor porno, es porque la pornografía y el sexo es una de sus aficiones, así que quizá lo mejor que se puede hacer tras echar un primer vistazo profesional, sea relajarse y disfrutar (por lo que hemos sabido, en esta edición del Salón Erótico de Madrid se ofrecían una experiencia de glory hole gratis, no os digo más).

Valencia, capital del porno por primera vez

Por fin en España se hace público un festival hecho exclusivamente para la industria porno, y todo lo que tenga que ver con ella. La cita es este fin de semana en el municipio valenciano de Mislata, y su nombre: Valencia Erotic Party.

Esto no puede ser más interesante, porque no sólo interesa a los aficionados al cine porno, sino también a todos nuestros seguidores, que quieren hacerse un hueco en esta industria. En sus instalaciones se van a realizar toda una serie de actividades relacionadas con el erotismo, el sexo y la pornografía, un increíble marco donde conocer todas las novedades de estos sectores, pero también donde recrearnos abiertamente de todo este mundo sin resultar algo así como un pervertido.

Atentos todos los aspirantes al cine porno, pues se realizará un casting frente a un montón de personalidades importantes del sector: directores, productores y famosos actores y actrices, que llegarán al festival para dar a conocer su trabajo, dar charlas y conferencias donde responderán a las preguntas del público, y también al parecer para descubrir nuevos talentos; y en un improvisado photocall, los aficionados podrán hacerse fotos con sus estrellas porno favoritas.

Habrá varios escenarios y varias secciones, donde se podrá disfrutar de espectáculos de sexo en vivo, bailes eróticos, exposición de fotografías pornográficas, charlas sobre sexo y exhibición de masajes eróticos y todo un lote de productor relacionados con estas actividades. Otras zonas temáticas habilitadas estarán dedicadas a los swingers, al BDSM, al mundo del piercing y los tatuajes, y como plato final, el domingo por la tarde se habilitará una gran sala nudista, para los aficionados a esta práctica.

Lo mejor de todo: ausencia de horario, abierto día y noche, con un espacio dedicado a la restauración a cargo de profesionales del sector, para que nadie que no lo desee tenga que abandonar el lugar por ninguna razón aparte de la del descanso.

Desde luego, una auténtica fiesta del porno que en su primera edición ya rompe moldes, y que ojalá se repita muchas veces más.