Los Salones Eróticos, un fenomenal acercamiento al mundo del porno

Hace unos días acabó el Salón Erótico de Madrid, que se celebró este año del 9 al 11 de este mes. Antes, esta clase de eventos era impensable en nuestro país, pero por suerte las cosas han ido cambiando, y de un par de salones al año, en ciudades como la capital y Barcelona, ahora hay todo un calendario preparado que recorre todo el territorio español, cosa que da gusto, la verdad. Es hora de normalizar el ocio para adultos, y la pornografía es el pilar fundamental que lo sostiene.

¿Y qué pueden encontrar en estos Salones Eróticos un aspirante a actor porno? Bueno, quizá lo más interesante es conocer un poco este mundo por dentro, teniendo en cuenta los diferentes stands de las diferentes productoras, que en muchas ocasiones dan cuenta de sus diferentes actividades y de la organización de castings o pruebas de modelaje erótico, que quizá de otra forma no conoceríamos o no llegarían a nuestros oídos a tiempo. Es buena idea acercarse con una libreta y un boli, e ir apuntando todo lo que nos resulte curioso, que puede ser bastante.

Otro atractivo, por supuesto, puede ser conocer en persona a famosas estrellas del porno, y no sólo para pedirles un autógrafo: pueden escuchar sus conferencias o charlas, e incluso verlos actuar en directo si hay programado algún espectáculo de sexo de sexo en vivo, cosa que suele ser bastante frecuente. A nivel educativo puede ser bastante interesante conocer sus experiencias de primera mano, y aunque por supuesto no cobran por estar ahí y contar todo lo malo que se pueda encontrar en esa profesión (que puede haberlo, como en todos lados), quizá puedan dar una idea  a todos los interesados de cómo acceder al mundo pornográfico, además de conocer ya todas las clásicas.

Y bueno, otra razón para asistir puede ser, por ejemplo, por puro gusto. Seguro que si alguien sueña con convertirse en modelo o actor porno, es porque la pornografía y el sexo es una de sus aficiones, así que quizá lo mejor que se puede hacer tras echar un primer vistazo profesional, sea relajarse y disfrutar (por lo que hemos sabido, en esta edición del Salón Erótico de Madrid se ofrecían una experiencia de glory hole gratis, no os digo más).

Un tabú para los actores: el incesto porno

Aunque muchos puedan pensar que esto de actuar en el cine porno es llegar y follar y ahí se acabo, todos nuestros seguidores y los profesionales del tema saben que esto no es tan así. Y de hecho, aún hoy en día se está presentando un problema con algo que está muy en boga en el mundo del porno pero que no es tan fácil de realizar, y se trata de los videos de incesto.

Como ya dije, y vosotros lo sabéis muy bien, hace falta preparación para ser un actor porno, tanto física como mental. Y es precisamente en la mente donde se origina el problema con el incesto, puesto que cuanto más estrecho se vuelve, más rápido cambia nuestra percepción de sexo morboso a sexo prohibido, un tabú que no podemos dejar de lado así como así. El follar con una cuñada, o con una prima, hace que casi todo el mundo pueda encontrar un puntito de emoción y se sienta atraído hacia ello; pero si se cambia a un hijo, un nieto, una madre o un padre, la cosa ya no es tan simple.

Y es curiosamente esa parte ética de nosotros mismos, que casi no sabemos qeu tenemos hasta que llegamos a estas situaciones, lo que origina el problema. A veces, los actores xxx no están tan preparados mentalmente como se piensa, ni están tan alejados de prejuicios como deberían; y el tener relaciones sexuales con un miembro de su familia cercana, aunque sea ficción, se les hace muy cuesta arriba. De hecho, es una de las razones de que muchos aspirantes fracasen en los castings, en cuanto se les proponer realizar una escena de porno familiar.

Aquí entra mucho el tema de la preparación, aunque muchos no lo crean. Los principiantes aún no saben separar demasiado la vida real de lo que sucede en las escenas que tienen que protagonizar, y suelen cometer errores tan básicos como sentirse atraídos o no por la pareja que les toca, rechazar ciertas practicas sexuales como poco delicadas o quizá demasiado atrevidas, y por supuesto, pensar que en realidad te estás follando a tu madre, o quizás a tu hija. El no saber separar estas cosas de lo que de verdad pesa en nuestra moral puede hacer que nuestra carrera en el cine porno fracase, y si es así, mucho mejor saber todo esto antes de empezar.

El sexo está repleto de tabúes y prejuicios que, queramos o no, nos afectan a cada uno a su manera, y que se reflejan irremediablemente en el porno, haciendo que uno los asuma con mayor o menor naturalidad, depende de nuestra mente abierta. Y eso no es nada bueno para hacer carrera en este mundo, es necesario tener esto muy en cuenta.